Formación para el Sector no Lucrativo
Formación para el Sector no Lucrativo

BLOG DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL Y ACCIÓN SOCIAL

Artículo: El Banco Mundial y la cooperación internacional

Autor: Manuel García

 

El origen del Banco Mundial está relacionado con las tareas de reconstrucción económica (especialmente de Europa) en la postguerra. Una época en la que contrastan las amplias necesidades de capital de los países afectados por la destrucción bélica con la debilidad y estrechez de los mercados internacionales de capital.

 

El Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), posteriormente conocido con el nombre de Banco Mundial (BM) fue originalmente concebido como un fondo multilateral de inversiones con un doble propósito, tal y como su nombre indica: por una parte, apoyar la reconstrucción de los países devastados por la Segunda Guerra Mundial y, por otra, el fomento o ayuda al desarrollo de los países subdesarrollados.

 

Aunque el BIRF otorgó en sus comienzos algunos préstamos a países europeos, no le fue posible continuar cumpliendo plenamente el primero de sus objetivos debido, principalmente, a lo reducido de su capital inicial y a las enormes necesidades de recursos que demandaba la reconstrucción europea, siendo esta función desempeñada principalmente en el plano bilateral por el llamado Plan Marshall, impulsado por los Estados Unidos.

 

Por esta razón, y aunque la reconstrucción en situaciones de emergencia provocadas por catástrofes naturales o conflictos bélicos continúa siendo un área importante de trabajo del BM, a finales de la década de los 40 el Banco se centró en el otorgamiento de créditos a países en desarrollo, siendo ésta la principal función (aunque no la única, ya que también realiza labores de asistencia técnica y asesoría) que de forma creciente ha venido desempeñando hasta nuestros días.

 

Con el paso de los años, su actividad crediticia le ha convertido en uno de los principales donantes de ayuda al desarrollo a nivel internacional. Para ilustrar lo anterior, baste decir que el BM es el principal proveedor de financiamiento externo en ámbitos como la educación, los programas de salud o la lucha contra el SIDA.

 

El BM es propiedad de los estados que lo integran, cuya participación en el capital del Banco se determina en función de la importancia relativa de cada país en la economía mundial. Así, por ejemplo, el Grupo de los Siete países más industrializados (G-7, integrado por Alemania, Canadá, Francia, Estados Unidos, Italia, Reino Unido y Japón) mantienen el 45% de las acciones del Banco, lo que les confiere un mayor poder de voto (Estados Unidos, con el 17% de las acciones, puede ejercer el derecho de veto para numerosas decisiones que precisan una mayoría del 85%) y, en consecuencia de capacidad de influir en las políticas y estrategias de la institución.

 

Según el Convenio Constitutivo del BM, para poder ingresar como miembro de esta institución es necesario primero adherirse al FMI.

 

El Banco Mundial, en realidad, es un grupo formado por los siguientes organismos: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la Corporación Financiera Internacional (IFC), el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

 

El Banco Mundial concede créditos a autoridades gubernamentales o a empresas en los territorios de los países miembros. En todo caso, los canales de presentación son oficiales, el crédito deberá estar garantizado por el país miembro correspondiente y el Banco supervisa la utilización de los recursos prestados, de forma que éstos se utilicen exclusivamente para los propósitos acordados.

 

El Banco Mundial moviliza recursos para operaciones de inversión, alivio de la deuda, proyectos de reconstrucción de emergencia y asistencia técnica.

 

El Banco Mundial utiliza dos documentos, como herramientas para llevar a cabo su política de desarrollo.

 

Uno de esos documentos es la Estrategia de Asistencia al País. Elaborado por el propio Banco, es el instrumento para el análisis y revisión de la estrategia de del BIRF y la AIF en un determinado país. Aunque el documento se prepara con la participación del gobierno y en algunos casos de instituciones de la sociedad civil del país receptor, no se trata de un documento negociado, pudiendo existir discrepancias entre la estrategia del BM y las estrategias nacionales.

 

Este documento está habitualmente referido a un periodo de unos tres años, si bien en países importantes suele revisarse y actualizarse con más frecuencia, a veces anualmente. Éste es, por tanto, el documento de referencia básico para conocer los programas que el BM desarrolla en un determinado país y a cuyas orientaciones ha de remitirse cualquier nueva iniciativa que en el mismo se quiera desarrollar en colaboración con esta entidad.

 

Otro de los documentos empleado por el BM es el Documento Estrategia de Lucha contra la Pobreza. Es elaborado por el país correspondiente en colaboración con el BM y el FMI.

 

En él se establece un plan a tres años que se actualiza anualmente y se combinan políticas macroeconómicas, estructurales y sociales. Además se detallan las necesidades de financiación externa y las fuentes principales de financiamiento para su ejecución.

 

        Financiadores

     Sellos de Calidad

Somos miembros de