Formación para el Sector no Lucrativo
Formación para el Sector no Lucrativo

BLOG DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL Y ACCIÓN SOCIAL

Artículo: La ayuda oficial para el desarrollo en España

Manuel García

 

 

Según el Informe “Ayuda Oficial al Desarrollo de la Administración General del Estado. Propuesta Presupuestos Generales del Estado para 2017”, presentado en las Cortes el 21 de abril, la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) española ascendía en 2017 a 2.450,72 millones de euros, el 0,21% de la Renta Nacional Bruta (RNB). En términos absolutos significaba 54 millones de euros más que lo presupuestado en 2016, un incremento del 2,3%, que apenas se corresponde con el crecimiento de la RNB desde el pasado año. En definitiva, el esfuerzo de la Ayuda Oficial para el Desarrollo se mantenía estancado en 2017 quedando la AOD a la cola de Europa. La AOD se mantenía, por tanto, en niveles muy alejados del compromiso internacional de alcanzar el objetivo del 0,7% reafirmado recientemente por España y nos desviaba de la senda de convergencia con nuestros socios europeos (la media europea de AOD ejecutada en 2017 era 0,51% RNB).

 

Cabe añadir que con estos presupuestos el gobierno ignoraba el llamamiento realizado por el Comité de Ayuda Oficial al Desarrollo (CAD) de la OCDE que pidió en el último informe de pares sobre la AOD española, que se revirtiera el declive de esta política. Además, no recogía los consensos alcanzados en las proposiciones no de ley aprobadas en la Comisión de Cooperación Internacional del Congreso que manifiestan la necesidad de recuperar recursos de AOD.

 

Tampoco se cumplió con las promesas de recuperar la inversión en cooperación al desarrollo a medida que creciera la economía española. Después de años de recortes, que desde 2008 han supuesto una disminución de un 74% de la AOD española, y tras cuatro años continuados de crecimiento económico, los presupuestos de cooperación internacional continuaron en mínimos históricos situaban a España a la cola de los países donantes.

 

Aumentaba un 56,57% la AOD presupuestada por Comunidades Autónomas y Entidades Locales, mientras la Administración General del Estado (AGE) recortaba un 1.8%. El monto total de AOD de la AGE ascendía a 2.177,93 millones de Euros, 40,88 millones menos que en 2016. A pesar de este recorte, la Ayuda Oficial al Desarrollo en relación con la Renta Nacional Bruta, se mantenía en el 0,21%, gracias a la recuperación de la AOD correspondiente a las Comunidades Autónomas y Entidades Locales, que aumentan en 95,30 millones su contribución respecto al año 2016, un 57% y 55% respectivamente, alcanzando la cifra de 263,77 millones.

 

Se agudizaba la pérdida de peso del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) que gestionaba apenas el 25,65% de la AOD de la Administración General de Estado, frente al resto de ministerios que concentraban el 74,35%. En 2011 la proporción era 56% MAEC, 44% otros ministerios. La pérdida de liderazgo del Ministerio responsable de la dirección de la política de cooperación, según lo establecido en la Ley 23/1998 de Cooperación Internacional y del único que cuenta con una Agencia especializada en la materia, ponía en serio riesgo la calidad de la Ayuda, su orientación hacia la erradicación de la pobreza y la voluntad de recuperación de los niveles de AOD que corresponden a España por su posición económica.

 

El MAEC Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación aumentó su presupuesto en 2018 por programas de 1.460 millones a 1.500 millones, un crecimiento del 2,9% que, sin embargo, no afecta de igual manera a todos los programas. El programa 142A - Acción Exterior del Estado crece un 6%, solo en el último año. Este programa, cuyo objetivo principal era “defender y promocionar los intereses políticos y económicos de España” es el único que incrementa su dotación desde 2011. El programa 144A - Cooperación, promoción y difusión cultural, también aumenta en un 4,2%, mientras el programa 143A de cooperación mantiene la senda decreciente con un 1% menos de presupuesto que en 2016.

 

Dentro del presupuesto del MAEC, la AOD sufre un importante retroceso de 194,28 millones, pasando de 752,97 a 558,69 millones, una caída del 25,8%.

 

Este recorte quiebra la leve tendencia de recuperación de los últimos tres años en la partida presupuestaria más recortada, y que mejor refleja el compromiso del gobierno con la solidaridad internacional ya que el peso de las contribuciones obligatorias era muy bajo. Este importante recorte (que se concentraba en la partida de cooperación reembolsable, ampliamente criticada por su escasa orientación hacia la lucha contra la pobreza y la desigualdad, así como por su baja ejecución) no ha sido compensado con el incremento de fondos para cooperación bilateral no reembolsable.

 

La partida de los Fondos Para el Desarrollo (FONPRODE) se reduce en 2018 un 46,87% hasta 199,23 millones, pero supone todavía un 8% de la AOD. En los últimos años a la partida presupuestada en cada ejercicio se sumaban 140 millones de remanentes de ejercicios anteriores con el objetivo de aumentar el cómputo del total de la AOD sin incurrir en un incremento del déficit.

 

Todo ello a pesar de la incapacidad mostrada en los últimos ejercicios para ejecutar sus fondos a lo largo del ejercicio. El FONPRODE se compone en su totalidad por fondos de carácter reembolsable, por lo tanto, generadores de deuda externa para los países receptores de los mismos. La reforma de este fondo aprobada el 22 de abril de 2014, elimina el límite máximo del 5% del total de la AOD destinada a estas operaciones y no recoge una nueva cuota máxima. Cabe recordar la consideración que el Consejo de Cooperación realizaba en el punto 9 del informe sobre la reforma del FONPRODE: “El Consejo considera que sería conveniente que, como se establecía en la norma constitutiva de FONPRODE, el gobierno fije una cuota máxima para la cooperación reembolsable correspondiente a este instrumento en el total de la AOD bruta comprometida durante el periodo de vigencia de cada Plan Director”

 

El descenso de las partidas de personal tanto en la SECIPI (-10,28%) como en AECID (-2,23%) y la reducción del presupuesto de la FIIAPP un 78,26%, agrava peligrosamente la perdida y el deterioro de capacidades sufridas por la cooperación en los últimos años.

 

La Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo bajo mínimos (9)

En 2018 podía afirmarse que el presupuesto de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID) permanecía bajo mínimos. La AECID incrementaba sus recursos en 31,68 millones de euros, alcanzando la cifra de 281,57 millones, es decir 587,71 millones menos que en 2011.

 

El ligero incremento respecto a 2016 se debe fundamentalmente a la cooperación delegada, fondos procedentes de la Unión Europea, quien encarga a la AECID la ejecución de sus propios programas. Se trata por tanto de importes que no computan como AOD. Si descontamos los 58,08 millones de cooperación delegada (36,62 más que en 2016) el presupuesto de la AECID para 2017 apenas aumenta 1,71 millones respecto al año anterior. Con o sin cooperación delegada, se trata de un presupuesto que está claramente por debajo de los mínimos requerimientos de una institución que debería ser el principal brazo ejecutor de la política de cooperación, por su especialización, conocimiento, estructura y experiencia acumulada.

 

Ello ratifica la irrelevancia a la que ha sido llevada la AECID como organismo gestor de la cooperación, a pesar de ser órgano de la cooperación al desarrollo desde donde mejor se puede promover la lucha contra la pobreza, la desigualdad y la insostenibilidad, la defensa de los derechos humanos y la equidad de género. Ni un euro más para ayuda humanitaria desde 2014. En medio de graves crisis humanitarias y del mayor desplazamiento de personas desde la Segunda Guerra Mundial, la partida de ayuda humanitaria queda estancada en 16,8 millones por cuarto año consecutivo. La Ayuda Humanitaria gestionada por ONGD está dotada con medio millón de euros. La partida de Ayuda Humanitaria gestionada directamente por la AECID permanece estancada en 16,3 millones de euros.

 

Las partidas que gestionan las ONGD permanecen estancadas, tras haber sufrido un recorte del 84% desde 2008. La partida de fondos destinados a convenios continúa estancada desde 2014 y cubrirá únicamente lo comprometido por la administración en 2013, para el periodo 2014-2017. Cabe recordar que el artículo 7 de la orden de Bases establece que “las convocatorias de convenios tendrán carácter bianual”. Sin embargo, en 2016 no hubo convocatoria, ni la hubo en 2017, lo que significa que un instrumento pensado para dar estabilidad y continuidad a los procesos de desarrollo está siendo infradotado restando capacidad de acción a las ONGD y poniendo en riesgo su viabilidad.

 

La partida de la convocatoria de proyectos con cargo al IRPF también permanecía en 2018 estancada en 24,9 millones. La pérdida de apoyo público a las ONGD tiene serias consecuencias en la pérdida de diversidad del tejido social tanto en nuestro país como en terceros países, la disminución del número de acciones y proyectos en marcha, o la dificultad para seguir acompañando procesos de fortalecimiento institucional y social en muchas partes del mundo.

 

El total de recursos del MAEC destinados a programas vía ONGD suma un 9,04%, del total de la AOD gestionada por el MAEC y apenas el 2,32% del total de la Ayuda de la Administración General del Estado.

 

        Financiadores

     Sellos de Calidad

Somos miembros de