Formación para el Sector no Lucrativo
Formación para el Sector no Lucrativo

BLOG DE COOPERACIÓN INTERNACIONAL Y ACCIÓN SOCIAL

 

Artículo: La emigración y el codesarrollo

Autor: Manuel García

 

 

Vamos a hablar del codesarrollo, un neologismo que expresa la posibilidad de iniciar y mantener un proceso por medio del cual los emigrantes, contando con nuestro apoyo, colaboren al desarrollo de su país de origen.

 

Un país que expulsa emigrantes pierde capital humano. En un primer momento, la emigración produce empobrecimiento del país de donde salen los emigrantes.

 

Porque salen los más atrevidos y audaces, los más amantes del riesgo (que es importante para ser empresarios) y frecuentemente los mejores preparados en sus oficios.

 

En todo caso el dinero gastado por el país emisor en la formación de los emigrantes va a ir en beneficio de un país rico. Lo importante es ver cómo se recupera.

 

Ver cómo el capital humano y físico adquirido por los emigrantes en la tierra de destino se puede aplicar al desarrollo y el progreso social de su país de origen. 

 

Una de las formas en que la emigración puede contribuir al beneficio del país de origen es por medio de las remesas que los emigrantes envían a las familias que han dejado atrás. 

 

Si las remesas se destinan exclusivamente a comprar productos importados, los dólares (o euros) regresan al país de donde vinieron. Mejoran la suerte de quienes las utilizan en bienes de consumo, pero no dejan rastro permanente y productivo en el país.

 

Cómo hacer que las remesas vayan a financiar proyectos de inversión en el país que las recibe, y que produzcan trabajo creación de empleo (además de los dependientes de los grandes almacenes), construcción de viviendas, por ejemplo, proyectos agrícolas e industriales para mejora de la pequeña y mediana empresa, que son las que más puestos de trabajo producen. No es frecuente que los emigrantes regresen a sus lugares de origen, pero cuando lo hacen, llevan consigo el capital humano que han adquirido trabajando y viviendo en sociedades económicamente más desarrolladas y más progresistas socialmente.

 

Tienen la experiencia empresarial, nuevas habilidades, formas de trabajar, y de organizar las empresas, que han adquirido allá. 

 

Con ello puede devolver a su país los costes de su formación temprana.

 

El codesarrollo se utiliza para fomentar el “comercio nostálgico”, que consiste en vender productos a los emigrantes del país que se encuentran en tierras lejanas, constituir redes comerciales y por medio de ellos, comercio justo, sin intermediarios. 

 

Además, el codesarrollo pretende concienciar a la población receptora, en nuestro caso, la española, de los problemas del subdesarrollo.

 

También ayuda con su acción ciudadana en grupos solidarios a que las autoridades se animen a aumentar la cantidad, y sobre todo la calidad, de su “ayuda oficial al desarrollo”, que hoy por hoy deja tanto que desear.

 

La emigración crea una nueva situación, que tiene muchas ventajas para los emigrantes y los españoles que los recibimos. También algunos problemas de aceptación, adaptación e integración, cuya solución es competencia de las dos partes.

 

Plantea problemas de competencia (no siempre legítima) en el mercado de trabajo, en cuya generación los empresarios locales que los contratan también tienen su responsabilidad.

 

Desde una perspectiva humana, estos problemas tienen que ser resueltos entre seres humanos iguales en obligaciones y derechos. Y seamos pragmáticos.

 

Dado que es un fenómeno, que viene a salvarnos de una segura catástrofe demográfica, que arruinaría todo el bienestar que hemos construido en los últimos cincuenta años, bienvenida sea.

 

        Financiadores

     Sellos de Calidad

Somos miembros de