Formación para el Sector no Lucrativo
Formación para el Sector no Lucrativo

Foro de Cooperación internacional y ayuda humanitaria. 

¿Deben las ONG adaptar sus proyectos a las exigencias de sus financiadores?

Cuentan que el padre Louis Lebret, el inspirador de la encíclica Populorum Progressio, una tarde, cuando fue a la mesa con políticos, banqueros y empresarios, les pidió a ellos que dieran una definición del desarrollo. Las respuestas se extendieron de la renta per cápita, al número de las camas en los hospitales, de los kilómetros de calle asfaltada por habitante, al capital invertido en infraestructuras. Después de haberlos escuchado, Lebret les dijo: “Desarrollo es garantizar la felicidad de las personas. Pensadlo bien antes de gastar dinero en calles e infraestructuras.”

¿Pensáis que los proyectos de cooperación se diseñan desde un punto de vista de los donantes, o por el contrario, parten de las verdaderas necesidades e inquietudes de los beneficiarios o receptores de la Ayuda Oficial para el desarrollo AOD?

¿Decidimos en los países del Norte el tipo de desarrollo que nos interesa que haya en los países pobres, o por contra, son los países subdesarrollados los verdaderos protagonistas de su propio desarrollo?

Isabel Calderón:
Sería lógico pensar que las necesidades parten de los países en desarrollo, pero la realidad es que los financiadores están en los países ricos, y la forma de pensar de unos y otros es diferente... Como ya dije en otra de las preguntas, uno de los principales problemas es que los financiadores quieren tener resultados tangibles al final de los pocos años que dura un determinado proyecto, que no se corresponde con los plazos de las necesidades de los beneficiarios de la ayuda. Esto tiene relación con lo que hemos visto en el curso sobre los efectos y los impactos de un proyecto.

Creo que en la situación va mejorando a este respecto y que los proyectos exigen cada vez más participación de entidades locales en el proyecto, pero aún queda mucho camino por recorrer a este respecto

Ernesto Hernández:
Por un lado, pienso que los proyectos se diseñan en función y de acuerdo a las verdaderas necesidades e inquietudes de los beneficiarios ya que a la hora del diseño se debe de tener con claridad el grupo social o personas que sufren el problema y la forma en que se expresan en ellos las consecuencias. Es decir, en los proyectos es muy importante la identificación de quienes van a ser los que se beneficien. Esto es imprescindible para la evaluación de los logros. 

Los protagonistas de los proyectos son los propios beneficiarios. La tarea consiste en describir a través de objetivos y propuestas de actividades, cómo ayudar y dar lo que necesitan a un grupo concreto que se encuentra en una situación compleja. Creo que los donantes, más bien, son un medio más con las que cuentan las ONG para poder ayudar y responder a las necesidades de los beneficiarios. 

Por otro lado, en los países del Norte es donde realmente se decide por el tipo de desarrollo que haya en los países pobres, porque en realidad ellos son los que en muchos casos manejan ciertas situaciones, son los principales financiadores.

Fernando Iguazu:

Efectivamente el sentido común diría que las necesidades son percibidas por quienes las tienen, ya que en esencia son ellos quienes sufren una carencia que debe ser cubierta. Así, la cooperación nacería como una respuesta a la problemática de los países subdesarrollados de no poder cubrir la totalidad de las necesidades que la población tiene, siendo ellos (los países subdesarrollados) los declarantes de la necesidad y por tanto, protagonistas de su propio desarrollo.

El problema de esta premisa es como definimos del concepto necesidad, o dicho de otro modo, quien lo define… Creo que hoy, con la expansión de la economía del libre mercado, que no es otra cosa que la ley del más fuerte, es posible decir que el concepto necesidad esta sujeto a ciertas manipulaciones y por tanto, la percepción de carencia puede ser no del todo real.

Con esto no quiero decir, que los países subdesarrollados tengan necesidades ficticias y por tanto  la cooperación sea una respuesta a una dominación maligna del mercado, sino que, dejando de lado la cooperación basada en necesidades básicas que suponen consensos mundiales, la identificación de otras necesidades de ayuda o cooperación de 2do orden pueden ser más cercanas a las necesidades proyectadas por el primer mundo o el cooperante, que a las realmente percibidas por los países que están siendo beneficiados.

Cristina Aldana:

Por una parte, pienso que la mayoría de los proyectos son diseñados desde el punto de vista de los donantes y de cómo éstos ven la situación de los receptores, no siempre siendo la realidad en la que ciertamente viven. Pero también creo que hay proyectos que son diseñados desde el lugar receptor, captando así lo que éstos realmente necesitan. Desgraciadamente, siguen siendo los países del Norte quienes dirigen el desarrollo de los países pobres, llevando a cabo sus intereses y beneficios en ellos, los cuales en el mayor de los casos son los que impiden el desarrollo y crecimiento de la población

Participa en este debate. Tu opinión es importante.

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:

Foro de Cooperación internacional y ayuda humanitaria. Debate 6.

Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.

        Financiadores

     Sellos de Calidad

Somos miembros de